Cómo desconectar del móvil en vacaciones

1. En silencio

Si el móvil suena o vibra avisando de que alguien te llama o te ha enviado algo hace falta mucha fuerza de voluntad para no mirarlo, de modo que una solución es tenerlo siempre en silencio y decidir en qué momentos del día se revisa para comprobar si hay alguna comunicación importante que atender.

Mobil playa teléfono
Cómo desconectar del teléfono en la playa

2. Personalizar tonos

Poner diferentes sonidos a los contactos facilita que uno pueda saber por el tono de la llamada si es de trabajo o personal, si debe atenderla porque puede ser urgente o es factible ignorarla porque es alguien que puede esperar.

3. Momentos Off

Una forma de desconectar del móvil es establecer pausas en su uso. Una fórmula sencilla es dejarlo en casa cuando se sale a dar un paseo o durante la estancia en la playa o en la piscina. También es útil apagarlo o dejarlo en un cajón durante las comidas y las sobremesas, o cuando uno se tumba a leer un libro, cuando está jugando con la familia o practicando deporte.

Mobi lplaya teléfono sol
Teléfono colgando del bañador

 

4. Límite horario

Para evitar que el móvil, Internet o las redes sociales colonicen el tiempo dedicado a otras actividades hay quienes optan por fijarse un plazo temporal de conexión. Por ejemplo, una o dos horas al empezar o al terminar el día para revisar el correo, navegar o contestar mensajes.

5. Nunca encima

Otro método que evita el consumo digital compulsivo es no llevar el móvil encima. Si al llegar a casa se deja sobre una mesa o una estantería, seguro que no se tiene la tentación de mirarlo mientras se está charlando con alguien o viendo una película, y el hecho de tener que desplazarse a por él para enviar un mensaje o hacer una consulta da la opción de pensar si realmente es necesario.

Mobil playa mar
Teléfono en el mar

 

 

6. Desactivar notificaciones

Recibir avisos cada vez que alguien te menciona en Twitter o escribe en Facebook, o ver que se acumulan 10 mensajes sin leer en Whatsapp distrae la atención e induce a abrir de inmediato esas aplicaciones. En cambio, si se desactivan las notificaciones desaparece esa presión y uno decide cuándo le va bien revisarlas.

7. Días alternos

Algunas personas que no pueden o no quieren desconectar durante mucho tiempo de sus responsabilidades laborales mantienen el móvil apagado en vacaciones y lo activan sólo dos o tres veces a la semana para comprobar si hay algún asunto urgente que exige su intervención.

mobil playa, mar, teléfono
Consulta del teléfono en la playa

8. Ayuno

Hay quienes propugnan la desconexión total durante las vacaciones y se imponen un ayuno digital completo: ni móvil, ni ordenador, ni tabletas, e incluso comunican con mensajes en Twitter, Facebook y en su correo electrónico el periodo en el que permanecerán off. Algunos de quienes lo hacen aseguran que pasados los dos primeros días de angustia y de sensación de incomunicación, ese periodo de desintoxicación proporciona mucha tranquilidad, facilita más tiempo libre y permite recuperar formas analógicas de relacionarse con los amigos y de disfrutar y entretenerse.